Exhorta el SEMS a ser más sensibles ante las exigencias académicas por la falta de herramientas tecnológicas de algunos estudiantes

Desde el inicio de la contingencia, la UdeG ha ofrecido opciones para el acceso de los estudiantes a las clases en línea

El regreso a clases para este ciclo 2020-B ha enmarcado ciertas diferencias con respecto a lo que tradicionalmente se realizaba. La pandemia de covid-19 ha cambiado las dinámicas y, como medida preventiva, la Universidad de Guadalajara (UdeG) decidió implementar el modelo de educación a distancia con el apoyo de herramientas tecnológicas.

El panorama se alteró desde la mitad del calendario anterior (2020-A), sin embargo la creatividad de los profesores y la disposición de los estudiantes por aprender han marcado una línea en el rumbo de la denominada nueva realidad: los docentes se han capacitado para mejorar su comunicación y cercanía con los jóvenes en las tecnologías de la información y la comunicación, y los alumnos han buscado alternativas para lograr concretar su formación.

Frente a las distintas condiciones a las que se enfrenta cada bachiller, el profesor Manuel Caldera Falcón, docente de la Preparatoria de Huejuquilla el Alto, ejemplificó su caso: “Trabajo en una población muy lejana, desde Guadalajara se hacen cerca de diez horas, la mayor cantidad de los alumnos no tienen acceso a computadoras o teléfonos inteligentes y al respecto de Internet deben subirse a cerros o árboles y en muchos casos ni así. Por eso nosotros, más que trabajar en línea, hemos tenido que adaptar nuestras habilidades en el manejo de las tecnologías de la información: enviamos el material por Whatsapp o incluso por mensajes de texto”.

Narró que lo que ha propiciado la pandemia de coronavirus es que ha abierto oportunidades para adaptarnos al mundo globalizado y salir de la zona de confort; “hemos tenido que ser muy empáticos con las situaciones específicas de cada uno de nuestros jóvenes, muchas veces nos mandan tareas o actividades después de la una de la mañana porque es la hora en la que la velocidad de la conexión a la web se los permite. Es cuando pienso: si ellos se están esforzando, yo también debo de dar lo mejor de mí, cuando se quiere se busca la forma de hacer las cosas”.

Este tipo de historias propician, también, la sensibilización de las autoridades, como en el caso del director general del Sistema de Educación Media Superior (SEMS), maestro César Barba Delgadillo, quien llamó a las administraciones de cada Prepa UDG a ser más empáticos con la realidad de las familias de los estudiantes que, en muchos casos, han visto afectada su economía por el impacto de la pandemia.

El directivo señaló: “Desde el primer día que asumí el cargo de director general del SEMS he sido enfático en señalar que no permitiremos injusticias ni abusos en contra de cualquier miembro de nuestra comunidad, sea estudiante, profesor o administrativo; ningún estudiante debe perder el derecho a la educación por una carencia económica”.

Puntualizó que con respecto a la compra de libros aseguró que se deben hacer esfuerzos para implementar otras opciones, como mecanismos de estudio: “Aunque conocemos la importancia de los libros como herramienta para el aprendizaje, la falta de estos no debe ser motivo para que un estudiante pierda su lugar en una de nuestras escuelas, más ante los efectos del covid-19. Les pido que todos hagamos un esfuerzo para encontrar alternativas que permitan a todos seguir estudiando”.

Actualmente el acceso a recursos informativos y que abonan a la realización de tareas escolares se ha ampliado gracias a Internet, aunque es bien sabido que no todos los jóvenes tienen acceso a esta herramienta; de acuerdo con indicadores recabados por la Universidad, del total de su estudiantado —desde el nivel medio superior al superior— el 32 % de los cursantes no tienen una computadora e, incluso, hay planteles en los que más del 40 % de los inscritos a la educación media superior o superior no cuentan con acceso a la red de redes.

Ante esto, la UdeG se ha vinculado directamente con las escuelas para conocer a fondo las necesidades esenciales que plantea el ejercicio educativo en las aulas de la institución; con programas como Tus Prioridades o Peso a peso, la Casa de Estudio ha invertido en la mejora de los espacios para generar una educación integral y también para contar con herramientas que sirvan a los alumnos para concretar de sus estudios.

Una de las iniciativas adoptadas por el SEMS y la UdeG fue la compra de computadoras tipo laptop y de escritorio para préstamo a los estudiantes que así lo requieran. La posibilidad se centra en que el estudiante solicite directamente en su plantel para que se le facilite el aparato de cómputo o acudir a las instalaciones en un horario específico para utilizar alguna de las computadoras dispuestas para mantenerse al día con sus actividades escolares. En cuanto a la última cuestión, se exhorta que en caso de acudir a la preparatoria, se respeten las medidas de prevención de covid-19.

Esto se desarrolla con el programa Desde Casa dirigido tanto a los centros universitarios como a los 172 planteles del SEMS. Barba Delgadillo, aseguró que: “sabemos que, en la mayoría de los casos, quizá no sea suficiente para satisfacer la demanda, pero es una muestra del esfuerzo que realiza la máxima Casa de Estudio de Jalisco para enfrentar esta situación extraordinaria. Los equipos están destinados exclusivamente para el préstamo a los estudiantes que lo requieran para continuar su educación desde casa”.

En la alternativa de que los jóvenes visiten los planteles para efectuar sus actividades académicas también se destaca el uso de las bibliotecas y los acervos con los que cuenta cada plantel. Asimismo se insta a los profesores a ser más sensibles en las entregas y habilitar otros canales, como ha sucedido desde el ciclo anterior.

  • Boletín Informativo No. 230
    Víctor Rivera
    Miércoles 09 de Septiembre de 2020
    Guadalajara, Jalisco
    Fotografía: Jonatan Orozco